top of page

¿Cómo se organiza la Antigimnasia(R)?


La Antigimnasia® es una formidable herramienta de conocimiento y apropiación de tu cuerpo y su histoira. Es un método profundamente original que abre la puerta a un bienestar duradero y a una mayor calidad de vida. Con su práctica y a lo largo de las sesiones, aprendes a escuchar y a deshacerte con delicadeza de crispaciones, rigideces, dolores musculares y articulares que te cansan, te acortan y merman tu vitalidad.   Tus movimientos y tu respiración recobran su amplitud natural. Esta liberación es duradera y sin marcha atrás.

A diferencia de la gimnasia convencional no se habla de ejercicios sino de movimientos. No se busca ni la imitación ni la repetición hasta el agotamiento.

Los movimientos propuestos son extremadamente respetuosos con el cuerpo y su fisiología. Abren múltiples posibilidades de liberarse de patrones obsoletos de movimiento, que encaminan hacia una sensación nueva: el placer de moverse sin obstáculo. Están basados en los descubrimientos biomecánicos de la fisioterapeuta francesa Françoise Mézières.

Los movimientos no se muestran, se cuentan.


No hay en ellos, nada místico ni misterioso. Son simples, variados, creativos, divertidos, a veces sorprendentes, hasta puntualmente desconcertantes. A tu ritmo, sin brusquedad, con paciencia, seguridad y confianza  harás los movimientos, en función de tus posibilidades y sin buscar rendimiento alguno. A veces es incluso más interesante “fallar” un movimiento y descubrir lo que tu cuerpo aún no puede o no se atreve a hacer o lo que ha olvidado. Poco a poco, se establece una nueva conexión entre tus músculos y tu cerebro. Tu vocabulario muscular se desarrolla y se enriquece.



 Cada sesión toma como punto de partida una zona determinada del cuerpo, y las repercusiones de esta exploración pueden sentirse a distancia, de manera que se experimenta la interconexión de cada una de sus partes, pasando de un trabajo localizado a uno global (“Principio de cadena muscular posterior”, gran descubrimiento de Françoise Mezières).

Las sesiones son únicas y a la vez están conectadas entre ellas, formando ciclos. Cada ciclo se compone de 11 sesiones, tiempo mínimo necesario para realizar un paseo completo por el cuerpo y darse la oportunidad de sentir los cambios. Los ciclos se suceden como las estaciones del año.

Cada sesión tiene una trama en varios actos que, como en las buenas historias, tiene un prólogo llamado “test de realidad”. Se trata de una proposición de movimiento que te permitirá apreciar el estado inicial de tu cuerpo, sus reticencias, frenos y también su potencial. Este test puede resultarte sorprendente e incluso irritante, solicitando tu audacia y osadía para realizarlo. A este movimiento inicial se le suceden los que van creando la trama hasta alcanzar el clímax de la historia, finalizando con los que dan pie al epílogo. 


Según Thérèse Bertherat, nuestro cuerpo es nuestra casa. Nos acompaña a lo largo de nuestra vida y presencia todo lo que nos acontece. Su organización es inteligente y tiene memoria. En ocasiones las llaves se han perdido.  Sin embargo, es posible volver a encontrarlas y rehabitar tu casa, tu cuerpo, para poder así encontrar la vitalidad, la salud y la autonomía que te pertenecen. 

No te quedes fuera. Recupera tus llaves!

Estaré encantada de acompañarte en este viaje apasionante.


Comments


bottom of page